La justicia de dios.pdf

La justicia de dios PDF

Antonio Rubial Garcia

A partir de textos bíblicos y de narraciones de vidas de santos, LA JUSTICIA DE DIOS da una visión panorámica de la historia del cristianismo en Occidente desde la perspectiva de la violencia. A lo largo de su historia, el cristianismo se vio influido por el entorno de violencia propio de las sociedades antiguas, que también contribuyó en buena medida a reforzarlo, traicionando los ideales de su fundador. Estos discursos, que llevaron a prácticas causantes de grandes sufrimientos, se analizan desde tres aspectos: el de la guerra santa, el de la justicia implacable y el del cuerpo victimado. El texto comprende un ámbito temporal que va del siglo III al XVIII en Europa y América.Antonio Rubial García es uno de los historiadores mexicanos más reconocidos, especialista en historia de la Iglesia, la religiosidad y la cultura medieval y novohispana. Es también autor de La santidad controvertida (1999), Monjas, cortesanos y plebeyos (2006), El caballero de los milagros (novela histórica, 2006), entre otras obras.

Es y se la llama dikaiosune theou (justicia de Dios) (Rom. 3:21, 1:17), justicia como la que pertenece a Dios, y es de valor ante Él, justicia divina, véase Ef. 4:24; con esta justicia así definida, el evangelio viene al mundo de las naciones, que estaba acostumbrado a medir con una norma diferente”. La justicia divina supera nuestro entendimiento. Muchas veces confundimos lo que es la justicia para los hombres con lo que es la justicia para Dios. Queremos atribuirle a Él nuestras limitaciones, pensando que ser justo es dar a cada uno según sus méritos. Para nosotros esto es justo, pero no es la manera de administrar justicia que tiene Dios.

3.28 MB Tamaño del archivo
9788492755509 ISBN
Gratis PRECIO
La justicia de dios.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.hardeyresources.com.au o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

El rescate engrandece la justicia de Dios. TRAS la rebelión de Adán y Eva, Jehová declaró su propósito de levantar una Descendencia que sería magullada en el talón (Génesis 3:15). Esta profecía se cumplió cuando los enemigos de Dios dieron muerte a Jesucristo en un madero de tormento (Gálatas 3:13, 16). Dios al manifestar su justicia condena el pecado; la justicia divina está en contraposición a la justicia del hombre (Romanos 3:5), es una justicia que realmente nos hace amigos o aceptos delante de Dios. Podemos decir que Pablo lo que dice es esto: La justicia de Dios es la que nos aprueba delante de él y no nuestra justicia.

avatar
Mattio Mazios

INTRODUCCIÓN. Romanos 3:21-22 dice: “ 21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo,…” Debemos leer detenidamente este pasaje. Un consejo que me han dado los médicos, y que no he hecho caso, es comer lentamente, sin apuros, masticando bien.

avatar
Noe Schulzzo

La justicia de Dios, uno de los atributos más notables de Dios en las Escrituras, es también uno de los más evasivos. Para empezar, separar la rectitud de Dios de Su santidad o de Su bondad, pareciera ser difícil. Además, la rectitud de Dios, es virtualmente un sinónimo de Su justicia: La mala noticia… que espero se convierta en la buena noticia para ti, si aún no eres creyente: debido a la justicia de Dios, es necesario que trate a las personas conforme a lo que se merecen; así que es necesario que Dios castigue el pecado, porque el pecado no merece recompensa; es malo y merece castigo.

avatar
Jason Statham

Gomorra!”, Dios habría tenido el soporte jurídico que había venido a buscar a la tierra para bloquear la intervención de justicia pedido por el “acusador” del ministerio público de este juicio perenne en el que estamos subordinados delante del trono de Dios. “Por amor de Abrahán que lo amaba” el Padre Es un Dios ausente de la vida de los padres, no buscan su rostro juntos, se preocupan por las cosas de aquí, no hay trascendencia, preocupación por las almas, por la gloria de Dios, no hacen nada malo, a parte de pecar relativizando a Dios, y de infrigir el gran mandamiento al Señor tu Dios adorarás y a Él sólo servirás.

avatar
Jessica Kolhmann

Por otro lado está la justicia distributiva que designa la rectitud de Dios en la ejecución de la ley y se la relaciona con la distribución de las recompensas y los castigos (Ro. 2.6). Cuando se trata del reparto de las recompensas a los hombres y a los ángeles se llama justicia remunerativa (Ro. 2:7, He. 11:26).